Actividades y Espectáculos
Accesorios
Agencias de Viaje
Antiguedades
Artículos de Cuero
Art. Regionales
Audio y Video
Bancos
Bombonerías
Casa de Cambio
Celulares
Computación
Confiterías & Bares
Cocherías
Cuidado Personal
Cupones de Descuento
Disquerías - CD - Videos
Electrodomésticos
Farmacias
Fotografía
Heladerías
Hoteles
Inmobiliarias
Joyerías
Jugueterías
Kioscos
Lencerías
Librerías
Líneas Aéreas
Locutorios
Lotería
Marroquinerias
Opticas
Peluquerias
Perfumerías
Pieles
Restaurantes
Ropa de Hombre
Ropa de Mujer
Ropa de Niños
Ropa Deportiva
Tejidos
Zapaterías
<< volver al listado  
Plaza San Martín

La Plaza San Martín señala el fin de la calle Florida, muy cerca de Retiro, y es uno de los espacios verdes más atractivos de la ciudad, a escasas cuadras del microcentro porteño y de la terminal de ómnibus y trenes. Además de un lugar atractivo por el contacto con la naturaleza, la Plaza posee una rica historia que la convierte en uno de los centros de la vida de la ciudad. Tal importancia fue reconocida en 1942, cuando la fue declarada lugar histórico.

En la época colonial, en el espacio de la Plaza el gobernador español Agustín Robles construyó su casa, y su sucesor, el gobernador Riglos, edificó una mansión de 39 habitaciones, con rico mobiliario y objetos. La mansión, llamada Casa del Retiro, fue comprada en 1713, en estado de abandono, por la South Sea Company.

Años más tarde se edificó la Plaza de Toros, de forma poligonal y con capacidad para 10.000 espectadores. En 1806, las tropas inglesas comandadas por Beresford se enfrentaron allí con las milicias criollas de Santiago de Liniers. Hacia 1812, la Plaza fue escenario de los entrenamientos del cuerpo de Granaderos creado por el General San Martín. La Plaza recibió su nombre actual en 1878, en homenaje al aniversario del nacimiento del Libertador.

Los Cuarteles y la Plaza de Toros fueron remodelados por el arquitecto inglés Eduard Taylor en 1850 y finalmente levantados en 1883 para dar paso a la actual parquización. En 1892 se instaló en la plaza el Pabellón Argentino, traído desde Francia, donde había sido construido para representar a la Argentina en la Exposición Universal de París de 1889. Allí funcionó el Museo de Bellas Artes hasta 1932, cuando el pabellón fue desmontado para ampliar la plaza.

El diseño de la plaza estuvo a cargo del famoso paisajista francés Carlos Thays. Es posible encontrar una importante diversidad de árboles, y se destacan palmeras, tipas, tilos, sauces, gomeros, ceibos y araucarias. Tanto la zona de barrancas que da a Retiro como la parte llana, rodeada de árboles, ofrecen al visitante el placer de disfrutar de un pulmón natural en pleno centro porteño.

La plaza posee varios conjuntos escultóricos de interés. Entre ellos encontramos el Monumento al Libertador General San Martín, el grupo escultórico La Duda de Cordier (realizado en mármol de Carrara), y el Monumento a los caídos en las Islas Malvinas y Atlántico Sur, formado por 25 placas de mármol negro con los nombres de todos los soldados caídos en esa guerra de 1982.