Actividades y Espectáculos
Accesorios
Agencias de Viaje
Antiguedades
Artículos de Cuero
Art. Regionales
Audio y Video
Bancos
Bombonerías
Casa de Cambio
Celulares
Computación
Confiterías & Bares
Cocherías
Cuidado Personal
Cupones de Descuento
Disquerías - CD - Videos
Electrodomésticos
Farmacias
Fotografía
Heladerías
Hoteles
Inmobiliarias
Joyerías
Jugueterías
Kioscos
Lencerías
Librerías
Líneas Aéreas
Locutorios
Lotería
Marroquinerias
Opticas
Peluquerias
Perfumerías
Pieles
Restaurantes
Ropa de Hombre
Ropa de Mujer
Ropa de Niños
Ropa Deportiva
Tejidos
Zapaterías
<< volver al listado  
Harrods

La sede de Harrods en Buenos Aires se inauguró el 31 de marzo de 1914, convirtiéndose en la primera sucursal de América de la famosa tienda londinense. En ese entonces, Harrods sólo contaba con sucursales en Paris, Manchester y Berlin. La llegada a Buenos Aires de una empresa de tanto renombre internacional confirmaba el prestigio de nuestra ciudad, que vivía aquellos años dorados que siguieron al Centenario de 1910. Se trataba de un período de creciente presencia de inversiones británicas en nuestro país, donde ferrocarriles, bancos y compañías financieras, préstamos consolidaban la vinculación económica establecida entre ambos países.

Seis años después de su inauguración, el edificio se extendió hacia toda la manzana. En 1922 Harrod's se fusionó con Gath & Chaves, otra gran tienda porteña, que había sido fundada en 1883 por el inglés Adolfo Gath y el santiagueño Lorenzo Chaves, y se ubicaba en Florida y Cangallo.

Durante las primeras décadas, Harrods fue el centro comercial más importante del centro de Buenos Aires, adonde acudía lo más selecto de la sociedad porteña. De la inauguración, que contó con la presencia de más de 15.000 personas, participaron Julio Roca y Lucio Mansilla, entre otras importantes figuras. En los años de máximo esplendor de la tienda llegaban a recorrer sus instalaciones más de 45.000 personas por día.

El edificio de la antigua tienda es imponente, y fue construido con materiales importados y sin ahorrar ningún lujo, tal como lo demostraban sus pisos de cedro o sus imponentes escaleras de mármol. En Harrods se encontraban magníficas vidrieras que podían ambientar un bistró francés o una calle romana. Lo más exclusivo de la sociedad porteña de la época acudía a Harrod's para comprar ropa, muebles, joyas y todo tipo de productos de alta calidad y última moda.

En mayo de 1970 Harrods y Gath&Chaves fueron compradas por Almacenes Argentinos, empresa subsidiaria de la financiera Anglo del Rio de la Plata, de capitales italianos. Por esos años, sin embargo, comenzaría la decadencia de esta histórica tienda. Los años de hiperinflación y crisis económica la afectaron muy seriamente. Poco a poco fueron cerrando cada uno de sus siete pisos, hasta que sólo quedó en funcionamiento parte de la planta baja.

En 1977, los grupos Perez Companc y Tornquist compraron el paquete accionario de Almacenes Argentinos.En 1983, Mohamed Al Fayed (el padre de la pareja de Lady Di) pagó 350 millones de dólares por la casa matriz de Harrods y quiso recuperar la licencia sudamericana. Se entabló entonces una disputa legal con Atilio Gilbertoni, el dueño de la sucursal argentina de la firma. Al Fayed llegó a ofrecer a Gilbertoni hasta 10 millones de dolares, sin exito. El tema llegó hasta los tribunales londinenses, hasta que en mayo de 1998, la Camara de los Lores fallo definitivamente a favor de Gilbertoni.

Sin embargo, la situación financiera de la empresa era muy complicada. Entre 1993 y los primeros meses de 1999, no menos de cinco inversores se interesaron en comprar la tienda: la chilena Falabella, la española El Corte Ingles, la francesa Printemps y dos cadenas hoteleras. Sin embargo, aún ninguna de las inversiones se ha concretado y la histórica casa permanece con sus puertas cerradas, aguardando el retorno de los viejos tiempos de gloria.